¿ PARA  QUÉ  SIRVE ?

 

   Por su alta capacidad para resolver y superar

cualquier tipo de trauma, de cuyo origen

derivan la mayoría de las psicopatologías,

E.M.D.R. se usa en la práctica clínica con

resultados eficaces en casos de:

- duelo por muerte de un ser querido

- bullying, mobbing, violaciones, maltratos y otros abusos psicológicos y/o físicos

- estados de ánimo depresivos

- trastornos de ansiedad y fobias

- dolores físicos y otras somatizaciones

- anorexia, bulimia y otros trastornos

de la conducta alimentaria

- trastorno obsesivo compulsivo

- trastorno límite de la personalidad

- trastorno bipolar

- adicciones

- mejora de la autoestima, aumento del rendimiento

en el trabajo, en los deportes y en las

interpretaciones artísticas

 

 

 

 

 

 

 El pasado afecta al presente aunque no

nos demos cuenta (aunque no

seamos conscientes de ello). 

Todo lo que sentimos y hacemos está guiado por

experiencias de vida pasadas que están

fisiológicamente grabadas en una red de memoria

asociativa interna, y que se activan fácilmente con

hechos similares (análogos emocionalmente)

que suceden en el presente, condicionando

así nuestra respuesta (futuro).

 

 

 

 La capacidad de E.M.D.R. para abrir esas neuroredes

de memoria y procesar viejas experiencias y

recuerdos a nivel emocional y cognitivo, permite que

se dé un nuevo aprendizaje y una toma de conciencia

acelerada que permite incorporar nuevas habilidades

y conductas, favoreciendo que la persona salga

más fortalecida de lo que lo estaba antes de

comenzar el proceso de tratamiento, y más

fortalecida de lo que se ha sentido nunca. 

 

 

volver