El acompañamiento prenatal tiene como objetivo ayudar

a aquellas mujeres que desean/buscan un embarazo,

o que están ya embarazadas, para que su gestación y el

proceso de nacimiento del bebé sean lo más favorables

y lo menos dolorosos posible, así como facilitar una

preparación emocional ante la gestación y el parto que

ayuden a que el bebé alcance un óptimo equilibrio emocional.

En definitiva, el objetivo es facilitar a toda madre (y en

otra medida también al padre o miembro no gestante

de la pareja, si lo hubiere) las técnicas y enfoques que

van a facilitar que su hijo/a(s) vaya madurando intrauterinamente

en un proceso perceptivo idóneo que le permita ser un/a bebé

sano/a, feliz e inteligente. Cualidades estas vinculadas 

a un adecuado equilibrio afectivo madre-nonato.

 

 

 

Teniendo presente que la madre se encuentra en perfecta sintonía

afectiva con el feto que acoge en su ser, esta puede actuar y beneficiar

(o perjudicar) directamente la maduración intrauterina de su hijo/a.

Por ello, este trabajo complementa la preparación al parto, consejos

y pautas médicas o de otro tipo que reciba la madre a lo

largo de todo el proceso.

Tal como las investigaciones más contemporáneas ponen

de manifiesto, los nonatos son, en todo momento, seres

altamente perceptivos que se alimentan de amor y atención.

La madre gestante podrá así disfrutar afectivamente de su bebé

desde la concepción, conectándose con él/ella, venciendo el miedo

al parto, defendiendo al bebé de posibles agresiones externas o

internas (que en todo caso son sentidas por el nonato como

impactos internos directos porque son vividos a través de la madre),

eliminando puntos de tensión, aprendiendo a comunicarse con su

bebé, aprendiendo a vivenciarlo, y un largo etcétera.

 

 

 

 

volver