" Perderse también es camino "

 Clarice Lispector

 

 

 

 

 

 

 

 

El proceso psicoterapéutico que vamos a emprender

juntos/as necesita la corresponsabilidad

de ambas partes: tú, como paciente, y yo, como psicoterapeuta.

Gracias a este compromiso mutuo podrás hacer cambios

reales, avanzar, sanar y curar

dificultades pasadas y presentes.

Desde la compartida responsabilidad con tu propio

proceso, es necesario que trabajemos de la mano,

dejándome ser tu acompañante en un camino hacia

el crecimiento que tú vas a recorrer.

Mi labor consiste en acompañarte, mostrarte el

camino y servirte de guía en él.

Mi compromiso y respeto por las personas son máximos;

la transparencia, la sinceridad, la dedicación y

la atención también.

Agradezco de antemano que me permitas caminar

junto a ti, pues, en cada paso,

yo crezco y aprendo contigo.