"De nada vale que el entendimiento se adelante si el corazón se queda"

                                    Isabel López

                    Psicoterapia de Autor

Entrevista inédita a Claudio Naranjo (extracto)

 

SEGUNDA PARTE:

LA PSIQUE Y LA ENFERMEDAD

( continuación )

 

 

Los budistas tienen un imaginario, los hinduistas otro, los sufíes otro... el zen quiere eliminar los imaginarios, ¿qué hay de real de esos imaginarios?

 

    Las imágenes son una cosa y otra cosa es lo que se dice sobre el camino. Por ejemplo, los sufíes usan los cuentos, y eso pertenece al mismo ámbito que el que desarrolla Jodorowsky en su película La Montaña Sagrada, cuando a un tipo le hace un molde de Cristo, ¿te acuerdas de esa escena?

 

 

Sí, un día incluso soñé con una playa llena de Cristos vivos, a los que iba desenterrando la arena...

 

    Eso (por lo que yo he pasado) refleja una experiencia cuando uno narcisísticamente se enamora de su imagen santa y después se quiere comer esa imagen. Son experiencias propias del desarrollo, algunas son conocidas y se van codificando. El artista es el que sabe expresarlas viendo con ojos nuevos.

 

 

¿Crees que hay un inconsciente colectivo y que ahí moran todos los imaginarios?

 

      Yo... lo veo más como una consciencia colectiva que como una inconsciencia colectiva.

    Incluso cuando Jung habla del inconsciente colectivo resulta un poco mistificador hablar de inconsciente. Es verdad que se refiere a algo de lo que no somos conscientes, pero sería más propio decir que a aquél que tiene consciencia plena de la vida, estas imágenes le hablan, pues son metáforas.

 

 

En ciertas experiencias de alteración de la conciencia, las visiones son reprimidas por algunas escuelas...

 

    Sí, pero que haya una técnica de meditación que ata la atención para no distraerse no quita la validez de las visiones como metáforas que nos dicen algo.

    La disciplina de la mente vacía no significa esto. Cuando dice Willigis Jager que el pensamiento y las imágenes son el movimiento del agua, ello no significa que no podamos percibir el agua misma presos de los reflejos.

    Claro, que las imágenes son mensajes que nos enviamos a nosotros mismos, desde el inconsciente colectivo o de la comunión de los Santos, donde todos los iluminados están en la misma consciencia.

 

 

¿Has buscado un dios personal? ¿Eras religioso de pequeño?

 

    Yo no razoné con la religión monoteísta hasta que estuve en el desierto y se me hizo una realidad el contacto con Dios. Me vi como un patriarca del Antiguo Testamento, rodeado de todo ese desierto. Luego, al volver, sentía que volvía a un mundo muy vulgar. Pasé un período implícito donde más allá de todos los mantras estaba la palabra de Dios.

    Me servía para concentrarme. Luego pasé por el budismo tibetano. Lao Tsé dice que el Tao es la abuela de Dios, y eso me gusta.

    Los primitivos cristianos también distinguían entre la divinidad como un misterio y Dios, que es una manera de hablar.

    Desde este lado preguntamos al otro lado.

    Con el budismo ponemos el énfasis en ver todo como un sueño, y en el fondo de la mente se parece al espacio.

    El mundo en que vivimos está lleno de contenidos: pensamientos, emociones, impulsos,... todo eso son reflejos en un espejo que es la mente.

    Las meditaciones adoptan el punto de vista de que uno es el contenedor y no el contenido... Es como volverse nada, porque volverse espacio del espacio es volverse nada, pero una nada de la que emana todo. Esa ha sido mi vía en los últimos días.

 

 

¿Cómo definirías el amor?

 

    No me parece definible.

    Pero los amores sí. El amor es como la luz blanca que se parte en diversos colores.

    Yo tengo una teoría del amor que dice que del mismo modo que existen tres dimensiones o colores básicos, creo que hay tres amores: eros (instintivo), caridad o compasión (bondad). Y la filia de Aristóteles, que funciona en la amistad, los valores.

 

 

¿Tú crees que un buscador se puede enamorar del enamoramiento perdiendo la facultad de amar?

 

    Sí. La gran transformación personal pasa de la avidez a la abundancia del amor. Pero puede ser una trampa también buscar el amor, pues cuando más intensamente se lo busca, más se distrae uno de la posibilidad de ejercerlo.

 

 

¿Cuál ha sido tu relación con los enteógenos?

 

    Yo tuve una experiencia cuando fui a California, con treinta años, con alguien experimentado. Me cambió mi orientación. Tuve una experiencia cumbre. Me dio una fe que me motivó mucho. Una gran limpieza.

    Mucha gente tuvo grandes experiencias y yo lo manejé en Chile, puesto que no había prohibición.

    Me proveían desde los laboratorios Sandoz. Me asustó la encarnizada prohibición posterior.

    Lo utilicé con voluntarios, después con pacientes.

    El LSD fue mi punto de entrada, pero investigué con lo que llaman el Yahé (Ayahuasca) en Colombia, donde fui pionero. Les daba mescalina y ayahuasca luego.

    La experiencia más terapéutica es la ayahuasca, y la más espiritual el LSD.

    La ayahuasca (con razón la usan los chamanes) te arregla el organismo.

 

 

Los poderes ocultos y la CIA pensaban que a través del experimento MK Ultra (distribuir LSD para conocer las reacciones sociales) se iba a desmovilizar a "los rojos" de las facultades, pero les salió el tiro por la culata, ya que quienes se desmovilizaron fueron los jóvenes del sistema, que dejaron de creer en masa en el orden establecido. Aquella visión profética de Aldous Huxley, de integrar la droga en una utopía, resultó tener su contrautopía...

 

    Algo así pasó, pero el tema es delicado para mí. He dejado de lado ese trabajo, pues ahora estoy queriendo llevar la educación a la escuela, y se asustarían demasiado las personas.

    En Chile hay un prejuicio contra mi persona, pues estudié muchos años estas sustancias, como la ibogaina de África, MDMA y otros derivados.