"De nada vale que el entendimiento se adelante si el corazón se queda"

                                    Isabel López

                    Psicoterapia de Autor

 

Viaje   hacia   el

Desapego   Emocional

 

 

 

    Cuando hablamos de desapego emocional, incluso de pensar más en nosotros mismos que en los demás, la palabra que nos viene inmediatamente a la mente es “egoísmo”.

 

    Pero, ¿qué hay de egoísta en brindarnos la importancia que merecemos?

 

    Si nosotros no nos valoramos, no nos queremos, no nos amamos, nadie lo hará. Dejar en manos de otros nuestra felicidad y el hecho de ser o no valorados, es algo muy negativo que nos provocará una gran infelicidad. Y créeme. La felicidad tan solo depende de ti y de nadie más.

 

    Soltar una situación o una persona no es ignorarla, sino aceptarla sin necesidad de controlarla. Soltar debe ser un acto de amor, no de miedo

 

 

 

 

Responsabilízate de ti mismo

 

    Cada problema que te encuentres, cada piedra que te impida continuar tu camino debes retirarla tú mismo. Nadie lo hará por ti, pues es tu vida y es tu camino. Al igual que nadie va a respirar por ti, al mismo tiempo que nadie va a ser feliz por ti.

 

    Tienes que darte la importancia que mereces, ser responsable de ti mismo. Puede sonar frívolo, egoísta, absurdo. Pero por este motivo hay personas tan infelices en este mundo. Tú no serás una de ellas…

 

    Con este objetivo, es importante que tengas en cuenta 3 cuestiones importantes que te harán comprender mejor el sentido de ser responsable de ti mismo. ¡Vamos allá!

  1. No dejes tu felicidad en manos de los demás. No siempre encontrar pareja o tener una familia que te valore te hará feliz. Es más, dejar tu felicidad en manos de los demás ¡es algo muy arriesgado!
  2. No permitas que tu felicidad dependa de lo que los demás te aportan, ya sea cariño, autoestima o cualquier otra cosa que tú creas te hace feliz. Esto solo te hará sufrir en el momento en que dejen de darte eso que tan feliz te hace.
  3. Cultiva tu propia felicidad, responsabilízate de ella y no la dejes en mano de los demás. Piensa que tu felicidad no tiene que depender de lo demás. Una vez que entiendas esto, lograrás un gran bienestar.

 

 

 

No esperes, acepta y asume

 

    En esta vida todo cambia. Cada segundo que pasa ¡todo fluye y avanza! Muchas son las personas que viven ancladas en el pasado, otras se encuentran siempre con continuas decepciones por esperar algo que los demás no pueden ofrecerle.

 

   Debemos aprender a relajarnos a este respecto. Estamos continuamente estresados, viendo la vida como una montaña rusa, llena de altibajos emocionales, de estrés, de ansiedad, de frustraciones, de fracasos. Si te decepcionas es porque no has aprendido a aceptar y asumir que ciertas cosas no están de tu mano cambiar.

 

    Los traumas, los fracasos sentimentales, los problemas que hayamos podido sufrir en nuestra familia… Todo esto nos lleva a atarnos, a y a ser infelices. Todo esto sucede hasta que somos conscientes de que debemos empezar a pensar en nosotros mismos.

 

 

Sé libre y permite que los demás lo sean también

 

 

    Debemos aprender a ser libres, pero esto no quiere decir que no te permitas amar. Podemos amar, es más ¡debemos hacerlo! Pero una cosa es amar y otra es atarnos con cuerdas a una persona. Esto ya es dependencia, obsesión, ataduras. Y el amor no entiende de nada de esto.

 

   Debemos ser libres para poder ser felices. Libres de todo aquello que esperamos y que cuando sucede lo contrario nos decepcionamos, libres para poder amar sin ataduras, libres para comprender que los demás también deben serlo.

 

    El apego solamente puede generar infelicidad. Piensa en las veces en las que te has decepcionado, en las que nada ha salido como esperabas. ¡No pasa nada! Acepta la situación, ¿de qué te sorprende? Las cosas pueden cambiar cuando menos te lo esperes porque la vida es así, ¡sorprendente!

 

    " El desapego no es que tú no debas posees nada, es que nada te posea a ti "

A. A.Talib

 

 

    Es importante que aprendas a aceptar tu libertad, que empieces a desapegarte de los demás y a no permitir que tu felicidad depende de lo que los demás hagan o no. Tu felicidad depende de ti, aprende a aceptar, aprende a asumir. Todo cambia, todo evoluciona y todo avanza.

 

 

 

 

 

 

Fuente: www.rincondeltibet.com