Tipos   de   familia  

que provocan   depresión

 

 

    La depresión es uno de los problemas más graves hoy en día.

Vivimos en un mundo tan inundado de tecnología que todo, lo

bueno y lo malo, se hace más grande. Sin embargo, la depresión

no nace solo de los factores externos que vivimos o de los

sentimientos más profundos que escondemos.

    La familia puede ser un soporte que te ayude a salir adelante.

Pero también hay familias con roles negativos que más bien

te hunden.  No resultan tan agradables y seguro que a nadie le

da especial emoción reconocer que la suya es una de estas

familias negativas. A pesar de esto, es importante conocerlas,

identificarlas y, si es necesario, alejarse de ellas.

 

    “ Todas las familias felices se

parecen unas a otras;

pero cada familia infeliz tiene

un motivo especial

para sentirse desgraciada ”

 León Tolstoi

 

 

 

La  familia  “perfeccionista”

 

    Este tipo de familia se caracteriza por exigir lo máximo de

cada uno. No basta con ser buen estudiante o tener un buen

empleo, se debe tener el mejor. Eso no sería negativo si se

aceptara que el fracaso es parte de la vida.

 

 

 

 

    Hay una gran diferencia entre la familia perfeccionista que

provoca depresión y los padres exigentes que quieren un buen

futuro para sus hijos: los medios aceptados para conseguir lo que se busca.

    La familia perfeccionista te dirá que no importa cómo lo

obtengas, siempre que llegues a la cima. Sentirás que corres

en un maratón sin final, sin recompensa y sin ayuda. No

esperes que te digan que lo has hecho bien porque nunca

será suficiente. La depresión con esta familia se presenta

cuando el exterior te demuestra que no eres

perfecto y el mundo se te viene encima.

 

 

“ La perfección se logra al fin, no

cuando no hay nada que agregar,

sino cuando ya no

hay nada que obtener. ”

 

Antoine de Saint-Exupery

 

 

 

La   familia   que   descalifica

 

    Mientras que la familia perfeccionista te obliga a ser mejor,

la familia que descalifica te sabotea. Aquí el mensaje negativo

contra ti es que no eres bueno para nada.

    Lo común en este tipo de familia que causa depresión es

la comparación donde sales perdiendo y se sientan las

bases de la depresión. En todo momento se descalifican

los unos a los otros y se habla de los

demás como si nadie valiese nada.

    Los niños que conviven con esta clase de familia crecen

sintiendo que no valen nada para nadie. De adultos son

personas inseguras y envidiosas. No solo creen que son

incapaces de ser amados, tampoco saben amar y muy

probablemente se involucren en relaciones destructivas.

Los adultos que han crecido en este tipo de familia se sienten

necesitados de amor pero no lo saben pedir ni dar.

 

 

La   familia   violenta

 

 

    La violencia es un problema muy común dentro de las

familias. Puede tratarse de violencia física, económica o

psicológica pero el resultado es el mismo: una

unión basada en el control.

    A simple vista puede no ser obvio, pero las familias violentas

en verdad están unidas por un vínculo muy fuerte. Cuando

te fijas bien, te das cuenta que no hay realmente una víctima.

Todos actúan como si estuviesen en un campo de batalla.

   Cada uno busca defenderse y reafirmarse como persona

a través del dominio. Por eso los insultos, los gritos y hasta

los golpes son comunes en el día a día. Una persona que

ha vivido toda su existencia en este tipo de familia es sacada

de ese ambiente caerá en la depresión. Esto se debe a que la

furia y el enojo que tiene lo envenena desde dentro.

 

 

¿Qué   hago   si   mi   familia

  me  provoca   depresión?

 

    Si has llegado hasta aquí y te has dado cuenta de que tu familia

te genera depresión, lo primero que necesitas es alejarte un poco

de ellos. Lo debes hacer para retomar o tomar por

primera vez el control sobre tu vida.

    También es recomendable que busques ayuda especializada

porque romper con estas relaciones y hábitos negativos

no es sencillo. Aprender a relacionarte con quienes te

rodean de forma sana no va a ser fácil porque deberás

reaprender nuevas actitudes y soltar viejos hábitos.

 

 

 

 

 volver