D E   M A Y O R  

Q U I E R O   S E R

  V U L N E R A B L E 

 

 

 

 

    No hay nada más bello que una persona que se atreve a mostrar

su vulnerabilidad a los cuatro vientos. Es el mayor acto de valentía

que alguien puede realizar hacia sí mismo.

    Las admiro profundamente porque yo aún estoy empezando ese

camino y me consta lo doloroso, lo complicado, lo vertiginoso que

puede llegar a ser soltar todos esos miedos que están

tan arraigados en el Corazón.

    Me he encontrado con muy poquita gente que de verdad sea

auténtica, transparente, que de verdad sea quién es, con todo lo

que ello conlleva. Porque hablar, decir, hacer, contar, expresar,

actuar…es relativamente fácil. Lo realmente difícil,

hoy en día, es SER.

    La Vulnerabilidad es la llave que abre la puerta de tu Hogar.

Ahí se encuentran los tesoros más hermosos que nos regalamos

al nacer y que escondimos cuando nos CREÍMOS que eran la

causa de nuestro sufrimiento, cuando nos creímos que eran

nuestro talón de Aquiles, cuando nos creímos que eran las

grietas por las que se colarían los monstruos que nos visitaron

cuando aún éramos inocentes, cuando nos creímos que para

que nadie te hiriera lo mejor era ocultarse, cuando nos

creímos que la sensibilidad era sinónimo de cobardía y de debilidad.

 

 

 

 

    Alguien Vulnerable lo tiene todo ganado porque no tiene nada

que perder. Ya se ha desprendido de la mochila de los “y sis”,

ha quemado a base de abrazos los “es ques”, ha liberado los “por

si acaso” y se ha reconciliado con todas y cada una de las culpas

que le arrastraban hacia su pozo sin fondo particular.

    “Los Vulnerables” pueden llegar a cegarte si no estás

acostumbrado a tanta Luz. Hacen temblar las Sombras que se

cobijan tras de ti porque saben que su existencia peligra, ya que

son los únicos que pueden Ver más allá de tu piel, que pueden

Ver esa energía infrarroja (luz no visible) que desconoces

que tienes y hacerla Realidad…

 

 


    Sólo quién desenmascara al personaje que ha Creado puede

dejar de interpretar el papel de su “muerte”. Para eso hay que ser

muy honesto, muy humilde, muy valiente y muy compasivo

con uno mismo. Cualquier intento de disfrazarse de “otro” será

un fracaso: ya sea éste un buda, un cristo, un ángel, un

maestro ascendido o uno por descender.

    No se trata de ser el más bondadoso, el más honrado, el más

amoroso, el más tolerante o el más honorable. Se trata únicamente

de SER….y es el camino de la Vulnerabilidad el que

te guiará hacia tu Héroe Interior.

    Es tu miedo a que alguien o algo te quite la PAZ el único que te

la puede arrebatar. Cuanto más nos encerramos, cuanto más nos

silenciamos más nos separamos, más nos desconectamos. No

podemos amar sólo una parte de nosotros (o de los otros..). El

AMOR es incondicional. O AMAS o no AMAS, pero amar a medias

es como pretender escuchar sólo las notas musicales que más te

gustan de una canción quitándoles el sonido a las otras…y esto,

es imposible, porque lo que hace de una canción una Canción

es el conjunto de todas ellas, no exclusivamente el estribillo; lo que

hace que tú seas Tú es la suma de tus partes, sean

como Creas que sean éstas.

    Abrirte a lo desconocido, al vacío, a la posibilidad de que no salga

bien, al abandono, al rechazo, al fracaso, al error, a la soledad, al

desamparo, al dolor y al sufrimiento…, abrirte a SENTIR, sin

exclusiones, es abrirte al AMOR, es abrirte a Ser Humano, es

abrirte a la Vida…es Vivir sin medida, es Soñar sin control.

Por eso…,

de Mayor quiero SER VULNERABLE.

¿Y tú?


Emma Vázquez

 

 

 

 

Fuente: www.regresoalhogar.com

 

volver