¿ C U Á N T O    V A L E

T U     T I E M P O ?

 

 

 

    Ayudo a los demás, lo reconozco.  No es por vocación, ni por

pasión, ni por ser un espíritu elevado -lo reconozco también- si no

por estar en mi naturaleza, simplemente no puedo evitarlo.

    Cuando veo que se bloquean, que se asustan o que puedo hacer

su vida más simple con algo que a mí se me da bien, se me

escapa ayudar -aunque mi cabeza me recuerda la cantidad de veces

que me ha salido rana- no puedo evitarlo.

    El problema viene cuando… ¿cómo lo diría? no se reconoce lo

que se da en el espectro más amplio posible.  Ahí es cuando debería

hacer una pregunta más concreta:

¿cuánto vale mi tiempo para los demás?

    Es complejo responder ya que el abanico de respuestas es diverso.

Tengo a quien me regala horas de su tiempo con una buena

conversación, otros que me regalan un día lleno de risas, a los que

creen regalarme un tiempo que les llena más a ellos y a los que

realmente les trae sin cuidado la cantidad de horas que pueden robarme.

 

 

 

    Después están todos los que se aprovechan sin miramientos de

tu tiempo y se creen con derecho de apropiarse de él, pero

eso ya es harina de otro costal.

    En todos los casos, tanto sea para bien como para no tan bien,

soy consciente que el problema es mío.  Yo soy quien controla

repartir ese tiempo, ese conocimiento, esa generosidad. Nadie

se enfadará si no lo hago. También soy consciente que si permito

que otros abusen de mi tiempo, de mi experiencia o conocimiento

les hago un flaco favor, les vuelvo cómodos, ignorantes y egoístas.

Nada que ver con el famoso ganar-ganar ¿no crees?

    Por otro lado también me hago la siguiente pregunta:

¿cuánto vale mi tiempo para los que amo?

    Esta vez tengo clara la respuesta: muchísimo.

    Imagino que si estás leyendo estas líneas estarás de acuerdo

en ese muchísimo y si lo estás te hago la siguiente reflexión

(ya ves que esto hoy va de preguntas):

¿cuánto de ese tiempo disfrutas con los que amas? y cuando hablo

de disfrutar me refiero a hacerlo en mayúsculas…

¿cuánto? ¿qué valor le das?

 

 

 

    En ocasiones en los cursos de reiki que doy cuando me hablan

de conflictos complicados que parecen no tener solución les

pregunto (te he dicho que esto hoy va de preguntas ¿verdad?):

    Si hoy fuera el último día de tu

vida ¿qué harías?

    Todos contestan lo mismo: pasar el tiempo que

les queda con los que aman.

    Ahora que te he hecho pensar en el valor real de tu

tiempo, solo puedo añadir lo siguiente:

    Valora el tiempo que otros te dedican, sobre todo si te han

ayudado con algo que te preocupaba. Remunéralo si hace

falta, al margen de tu relación personal.

    Valórate en primer lugar, a ti y a tu tiempo. Es algo muy

valioso y debe ser reconocido como tal.

    Por último, pasa mucho tiempo con los que amas.  Disfruta de

esos momentos intensamente, habla con el corazón, diles cuánto

les quieres y lo importante que es para ti esos minutos.  No lo

dejes para mañana, puede que ya se te haya escapado.

    Piénsalo porque eres tú en primer lugar quien debe valorarlo…

¿Cuánto vale tu tiempo?

 

 

 

Diana Llapart


 

 Fuente: www.elrincondepensar.wordpress.com

 

volver