CONSTRUYENDO

TÚNELES

 

 

 

 

 

    Cuando nos permitimos salir de nuestro día a día y dejar que

el tiempo fluya y las cosas pasen, podemos descubrir con mayor

facilidad todas las maravillas que nos rodean.

    Uno de esos momentos mágicos ocurre cuando hacemos una maleta,

cogemos un bus, un tren o un avión, y dejamos que entre aire

nuevo en nuestros pulmones.

    No necesitamos irnos ni a la otra punta del mundo, ni planear al

milímetro todo lo que hay que ver o hacer. Mis últimos días así han

aportado una gran dosis de calma y también de aprendizajes.

    Hace unos días tuve la suerte que me explicaran, con todo lujo

de detalles, cómo se construye un túnel. Todos hemos atravesado

uno alguna vez, montados en un coche o en un tren,

pero ¿sabéis cómo se construye?

    Yo sí, gracias a esa conversación, pero lo que más me intrigaba

era saber si cuando se hacía el túnel debían perforarlo a la vez por

los dos extremos para llegar al centro.

    La respuesta es que no porque, a pesar de haber hecho los

estudios pertinentes del terreno, luego pueden encontrar diferentes

motivos por los cuales avanzar más o menos rápido.

Esto me ha hecho reflexionar.

 

 

 

    Imaginar a dos personas construyendo un túnel, cada una encontrará

diferente tipo de piedra, podrá avanzar más o menos rápido, tendrá

que enfrentar las dificultades que surjan, disfrutará también de

condiciones favorables,… y todo eso hará que siga avanzando

porque su objetivo es el túnel y, además, sabe que al otro lado

alguien también está trabajando para que sea realidad.

    Así que hoy me gustaría regalaros las siguientes reflexiones:

    ¿Eres consciente de lo que hay en tu lado del túnel?

    ¿Eres consciente de la persona que está al otro lado del túnel?

    ¿Es de verdad vuestro túnel?

    Cuando os encontréis en mitad del túnel, ¿escucharéis todo lo

que ha pasado en ese otro lado o simplemente el objetivo estará

cumplido independiente de esa otra persona?

    Construimos muchos túneles entre nosotros; cómo se llegue a ese

punto de encuentro y cómo recibamos a la persona del otro lado

determinará el túnel, así que espero que seáis unos grandes constructores

como lo es la persona, que con todo lujo de detalles,

me explicó cómo construir un túnel.

 

Olga Perona

 

 

Fuente: www.elrincondepensar.wordpress.com

 

volver