¿Estás sola?

No, estoy conmigo

 

 

    Estamos solos. ¿Miedo..?

   Por mucha gente que tengamos a nuestro alrededor: familia,

amistades, compañeros de trabajo, conocidos, personas con las

que nos cruzamos por la calle…, nacemos y morimos totalmente solos.

    Cuando nos vamos a dormir, cuando cerramos los ojos…

no hay nadie ni nada más. Estoy “YO y yo” con todo mi

arsenal de vivencias, con todos mis logros y mis fracasos,

con mis aciertos y mis errores, con mis sueños y mis

realidades, con mis pasados y mis futuros,

con mis saludes y mis enfermedades…

    Cuando se muere alguien cercano, cuando me separo,

cuando me quedo sin trabajo, cuando sufro maltrato, cuando

me diagnostican un cáncer, cuando me curo de él, cuando paro

(de parir y de parar), cuando me enamoro, cuando

abrazo, cuando río y cuando lloro…estoy sola.

    Y es en esta Soledad en la que me hago fuerte, en la que me

Siento (de sentir y de sentar) sin caretas, sin muros, a flor

de piel, con el pecho desnudo, en la que descubro quién soy,

quién no quiero ser y hacia dónde quiero ir. Es esta Soledad

la gran Maestra que me recoloca, que me enseña mis

heridas para que las lAma…, que me vacía de prepotencia

para que me llene humildad, que me invade con su Silencio

para que pueda escuchar la llamada de mi Alma, que me reta

a rendirme, a cesar de luchar contra mí, que me invita

a dejar de sobrevivir y a empezar a Vivir.

    Y cuando lo hacemos…cuando despertamos de nuestro letargo,

cuando nuestra compañía se torna nuestra mejor aliada, cuando

ya no hay necesidad de estar con alguien o con algo, cuando

un paseo con…la playa, con la montaña, con las callecitas

de tu ciudad, con tus pensamientos, con tu “personalidad”

...se vuelve “una de esas pequeñas grandes cosas” ... entonces,

un nuevo Mundo se abre ante nuestra Presencia y es

cuando empezamos a Elegir de Verdad.

 

 

 

    Es entonces..cuando, “a pesar” de estar sola,

dejo de Sentirme sola.

    A la única persona que echamos de menos es a nosotros mismos.

Ese Amor que buscamos por todas partes, en todas las

personas, objetos, deseos, animales, experiencias…se llama

“YO” no “tú”. Está Dentro, no fuera. Nada ni nadie te

lo puede dar porque nada ni nadie lo tiene.

    Puedes Creer que proviene de “ellos” porque es lo que

has visto desde que naciste, lo que has aprendido, lo que

te han enseñado. No es cierto. Obsérvalo.

    Si mi equipo de fútbol pierde la final, me

deprimo. Si gana, soy “feliz”.

    Si mi pareja me deja, me hundo. Si se queda conmigo

(aunque no estemos enamorados) soy “feliz”.

    Si no tengo dinero para comprarme una casa,

no tengo nada. Si soy rica, soy “feliz”.

    Cesiones de poder. Una tras otra. Dependiendo de

los demás continuamente. Dándoles nuestra Felicidad

para que hagan con ella lo que les plazca. Y mientras, nosotros ...

mendigando cariño por las esquinas del exterior

en lugar de encontrarlo en nuestro Corazón.

    Disfruta de Ti, de todo lo que Eres, tanto de lo que te

gusta como de lo que no…de tus inseguridades, de tus

sonrisas, de tus lágrimas, de tu calor, de tus temblores, de

tu aburrimiento, de tus ilusiones, de tu rabia, de tu rencor,

de tu placer, de tus consejos, de tus múltiples voces, de

tus aficiones, de tus tormentas y de tus soles…

 

 

 

 

    Imagínate…que no hay nadie más en el Universo.

    ¿Sabes qué harías..?

    Amarte incondicionalmente. No habría otra

opción. Ni siquiera te la plantearías.

    Imagínate ahora…que lo que Ves no es real. Que sólo

es el reflejo de tu mundo Interior. Nada

de lo que tus ojos ven existe.

    ¿Sabes qué harías..?

    Amarlos a todos por igual…porque “ellos” son Tú.

    Bievenid@s al juego de la Vida donde nada es lo que

parece y nadie es quien dice ser ¿Estás sola..?

No, estoy Conmigo.

 

 

 

Fuente: www.regresoalhogar.com

 

volver