E N F R E N T A   T U

S E N T I M I E N T O 

L I B R E  D E  

H I S T O R I A S …

 

 

    La próxima vez que surja una ola de tristeza o de enojo o de miedo,

o alguna especie de intranquilidad no muy identificable ¿podrías

simplemente permitirle estar ahí, en ese momento presente?

     No trates de encontrarle una causa ni tampoco una solución.

     No trates de analizarla ni de resolverla en este momento.

     La solución llegará en el momento adecuado.

    Las soluciones podrían aparecer.

   Pero en este momento hay una invitación- una invitación

para que te conozcas en medio de todo esto y sepas que eres

ese inmenso espacio abierto para todo aquello que pueda

aparecer, la capacidad y el hogar para

todo - no su víctima ni su esclavo.

    Permite que todos los sentimientos sean acogidos por los

amorosos brazos de tu presencia, sólo por un momento.

    Incluso si el pensamiento intenta alejar “lo que es”, o juzgarlo,

o convertirlo en material de análisis, o para poner excusas,

date cuenta que incluso esos movimientos tienen cabida

en la espaciosa conciencia que eres.

    Nota cómo siempre hay espacio suficiente aquí, incluso

para los sentimientos de limitación.  

 Nada puede distraerte de la meditación

cuando todo forma parte de ella.

    Esto es meditar sin un camino, sin nada

que la controle, sin un guión.

    Es concebir todo no como una entidad separada

sino como lo que realmente eres.

 


Fuente: Jeff Foster 

 

volver