ENAMORARSE

DE LOS

CAMBIOS

 

    Abramos los ojos a una nueva perspectiva,

¡¡descubramos la energía del cambio!!

   Este es el sentido de la adversidad. El dolor invita al

cambio. El dolor nos puede enseñar. Hemos de

cambiar como lo vivimos. Hemos de abrazarlo.

   No te resistas. No luches. Cuanto más nos peleamos,

más crece. Aceptemos la situación. Hemos

de conseguir hacerlo con amor.

 

 

    Todo son pruebas. Hagamos que la humildad y la valentía

bañen vuestras vidas. Riega la adversidad con el agua de tu

corazón. Añádele un poco de esperanza, entendimiento y

respeto. Busca tu propia receta. El dolor da oportunidades

al alma. Muestra el verdadero sentido de la vida.

    La naturaleza en nuestra maestra. Pararnos a disfrutarla

nos ayuda a recordar cómo brotan las posibilidades. Cómo

se suceden sus ciclos. Nos enseña a amar sus

cambios. A disfrutar el camino.

 

 

 

 

Fuente: Ana Conde y Begoña de Cevallos

 

 

volver