EL EXPERIMENTO DE

"VIVIR TU DISEÑO"

 

 

    Ra Uru Hu es el fundador del Sistema de Diseño Humano. Un

genio que nos deja una herramienta de autoconocimiento increíble.

Aquí os dejamos con este artículo donde habla de la esencia

más simple y pura del Diseño Humano.

    El sistema del Diseño Humano no es un sistema de creencias. No

requiere que creas en nada de lo que aquí se dice. No requiere que

creas en mí. Esto no son historias. No es una filosofía. Es un

mapa concreto de la naturaleza de tu ser. Es una forma lógica en

la que los seres humanos podemos vernos a nosotros mismos. El

entendimiento que las verdades simples, que las mecánicas humanas

ponen de relieve, es suficiente para marcar una gran diferencia

en la vida de cualquier individuo.

    La ironía del ser humano radica en que estamos atrapados en la

superficie del entendimiento de las mecánicas de la vida, y

consiguientemente de la aceptación de nuestra propia naturaleza

mamífera y de la naturaleza del cosmos que tenemos a nuestro alrededor.

    La realidad es que estamos estancados en la superficie de ese

entendimiento. No importa lo inteligente que uno sea. No importa las

etiquetas que le queramos colocar a esa inteligencia; no importa

que le llamemos “iluminación” o “genialidad”. Lo cierto es que

existe una gran ignorancia fundamental acerca del funcionamiento

de nuestro propio cuerpo físico, y del modo en que se

autorregula con la conciencia.

    El Sistema del Diseño Humano te ofrece una imagen gráfica y mecánica

del funcionamiento del conjunto de tu código genético. Ahora,

con los conocimientos del Sistema de Diseño Humano, todos los

mecanismos enraizados en tu código genético pueden ser analizados

en detalle por cualquier analista experimentado.

    Sin embargo, sólo con saber cómo funcionan los mecanismos básicos,

tendrás la base experimental necesaria para percibir inmediatamente

una diferencia en la experiencia personal de tu propia vida.

 

 

    Estas verdades esenciales del Diseño Humano son sencillas

porque son mecánicas. Nuestros genes operan de forma mecánica

(bio-lógica) y cuando nosotros, a través de nuestra personalidad,

tratamos de interferir con esos procesos biológicos, caemos

fácilmente en las redes psíquicas de la confusión, el caos y dolor emocional.

    Los seres humanos somos pasajeros en nuestro cuerpo físico.

Somos la posibilidad de una conciencia muy sofisticada

experimentando todos los polos de la dualidad contenidos en el

devenir de la vida. Buda nos enseñó que el cuerpo no es nuestro,

que no nos pertenece, sino que le pertenecemos porque es el vehículo

indispensable para darle sostén a nuestro proceso vital.

    No obstante, al mismo tiempo, dependemos totalmente de nuestro cuerpo.

La vida misma nos ha hecho totalmente dependientes de nuestros

vehículos. De modo que aprender a reconocer las leyes naturales de

nuestro propio cuerpo particular – y a operar con el respeto adecuado

a su naturaleza innata – reporta beneficios inmediatos tanto

sobre nuestra salud psíquica como física.

    Un aprendizaje completo de todo lo que tu diseño puede dar de sí

requiere de un proceso de siete años de de-condicionamiento paulatino,

que te ayudará a desaprender y a romper la identificación

con los patrones impuestos por los condicionamientos. Siete años

aproximadamente es el tiempo necesario para que se renueve la

práctica totalidad de las células de nuestro cuerpo. La vida de los

seres humanos está dividida en ciclos de siete años.

    En el momento en el que comienzas a vivir con respeto a las leyes

mecánicas de tu propia naturaleza innata, en el momento en que

permites a tu cuerpo desplegar la vida que contiene sin ningún tipo

de resistencias, ese es el momento también en que comienzas

un profundo proceso de de-condicionamiento que, siete años más

tarde, desembocará en una profunda conciencia de

auto-realización: tu propio y verdadero ser.

 

 

    Una de las ironías más grandes de nuestra vida es que el ser humano

no llega nunca a vivir realmente la que sería su propia vida. La

cristalización en la mente de las fuerzas condicionantes (mentalidades)

simplemente no lo permiten, entre otras cosas debido a su incapacidad

de identificar la diferenciación de un individuo recién nacido, y es

debido a ese chiste existencial que la existencia depara a todos los

miembros de nuestra especie – cuanto más listo, peor – por lo

que la vida parece ser una experiencia difícil de transitar para nosotros.

    Ahora sabemos que hace falta emplearse a fondo para llegar a

vivir siendo uno mismo, y no acabar desfigurados por los elementos

culturales. También sabemos que es muy fácil decirle a alguien

que sea él o ella mism@, pero previamente es necesario saber

de quién y de qué estamos hablando.

 

 

 

    Los seres humanos no se gustan a sí mismos porque no saben

realmente quienes son ni cómo llegar a saberlo.

    Nunca han vivido la experiencia de ser genuinamente ellos mismos

ni tampoco conocen la belleza que envolvería su vida si la vivieran

con la motivación natural y correcta para ellos.

    Ha llegado la hora de constatar que este planeta no tiene por qué

ser, como han dicho siempre los místicos, el ‘planeta del

sufrimiento’, sino que contiene también todas las oportunidades para

alcanzar un glorioso despertar a una vida llena de valor y de propósito individual.

    En el Diseño Humano no se trata de ningún tipo de garantías o

promesas de iluminación. No se trata de decirle a nadie que si vive

su propia naturaleza, entonces va a ser más rica o más guapa o más lo que sea.

    No se trata, en ningún caso, de que seas el mejor en nada, sino de que

seas el mejor tú que hay en ti; el personaje genuino y natural que

nació contigo, y que te acompañará desde dentro hasta el final de

tu viaje en la vida. Se trata sencillamente de que seas tú

mismo; y lo sepas apreciar!

    La vida es un proceso siempre cargado de dualidad, y esto se nos revela

a través de nuestros valores y dilemas morales. Siempre existirá esto

y aquello. Siempre habrá éxitos y fracasos. Esa es la naturaleza de la

experiencia de ser humano, y todos tenemos que experimentar

el espectro completo de lo que la experiencia humana puede dar de sí.

    En el momento que vives en función de tu propia naturaleza innata,

y entras correctamente en contacto con las cosas de la vida, entonces

es cuando encuentras las cosas y personas que son correctas

para ti, tanto en un nivel profesional como emocional.

    Lo que menos importa entonces es si eres una persona con éxito

y reconocimiento social o no, sino el sentimiento de auto-realización

que te motiva en todas las cosas que haces con tu vida.

    No habrá más sufrimientos vanos e inútiles, independientemente de

cuáles sean las circunstancias por las que estés atravesando.

 

 

    Al vivir conectado con la naturaleza de tu propia autoridad interna,

enseguida verás con claridad que todo lo que ocurre en tu vida es

un reflejo exacto de la percepción que tienes de ti mismo. Sea esto

lo que sea. No habrá una parte de ti que diga: “Yo desearía

ser esto o aquello o lo de más allá”.

    En la cultura occidental las personas están guiadas por el insano

afán de querer mejorarse y mejorarlo todo en función de lo que no

es más que propaganda de su mente colectiva. Todos intentan ser

más delgados, más inteligentes, más rápidos, más ricos.

    También existen toda una serie de filosofías pseudo-espirituales que

pretenden decirles a todos cuál es el camino que deberían seguir.

Debido a la ignorancia fundamental de las mecánicas individuales

con las que viven, los seres humanos sufren debido a la

propaganda de las generalizaciones.

    Sin un conocimiento básico de la propia naturaleza, uno finalmente

se pierde entre la diversidad que va encontrando en el camino. No

es preciso cambiar nada, sino que se trata simplemente de ser

uno mismo ejerciendo conscientemente la autoridad

interna con la que hemos nacido.

 

 

 

 

    El Sistema de Diseño Humano abre las puertas hacia el potencial

del amor incondicional hacia uno mismo. Encontrar el amor a uno

mismo es también encontrar el más genuino de todos los amores;

el amor a la vida y el amor a los demás a través del simple

entendimiento de la naturaleza de las cosas. Al vivir correctamente

la naturaleza de tu diseño, y reconocer la diferencia individual

de tu tipo y de tu perfil humano, comienzas a entender tu

modo único de encajar con los demás en tus relaciones personales.

    Gran parte de las dificultades con que nos confronta la vida

procede de nuestra incapacidad para comprender nuestras

relaciones personales, sean estas de carácter profesional o personal.

     A la falta de entendimiento que hay en los individuos acerca de

su propia naturaleza, hay que añadir el hecho de que las

relaciones operan siguiendo el mandato de un imperativo

genético que tiene sus propias leyes.

 

 

 

    Ser tú mismo es saber atraer hacia tu vida a las personas que

están realmente hechas a tu medida. Estos conocimientos te dan

las claves mecánicas necesarias para conocer la estrategia vital

que te llevará a encontrar y beneficiarte de las mejores asociaciones posibles para ti.

    Las asociaciones correctas te permiten no solo sentirte genuinamente

reconocido y comprendido por los demás, sino que te permite

también entenderlos a ellos tal y como son. Como padre, esos

conocimientos han sido un ingrediente esencial para el desarrollo y

el bienestar natural de mis hijos.

    El Diseño Humano es un cuerpo de conocimientos lógicos y mecánicos.

No es una teoría abstracta ni tampoco es filosofía.

    La aplicación simple de estos conocimientos en tu propia vida

cotidiana te aportará beneficios prácticos e inmediatos. Disfruta

experimentando con la estrategia vital que te llevará a “Vivir tu

Diseño” como el mayor de los privilegios que jamás hubieras podido

soñar; el de ser tú mism@, y serlo con todas las consecuencias.

    Disfruta del hecho de que realmente hoy existen conocimientos

en el mundo cuyo valor práctico es inconmensurable. Disfruta

del hecho de que tienes acceso a ellos y úsalos para desvelar

al saludable y amoroso ser humano que habita dentro de ti.

 

Ra Uru Hu

 

 

 

 

Fuente: www.proyectolibremente.com

 

 

volver