"De nada vale que el entendimiento se adelante si el corazón se queda"

                                    Isabel López

                    Psicoterapia de Autor

¿C U Á L   F U E   L A  

L O C U R A   Q U E   T U

A L M A   N E C E S I T Ó  

P A R A   S O B R E V I V I R ?

 

 

 

 

 

    Esta pregunta del titulo te para, te permite entrar en un espacio de tu mente que contiene pasado y presente.

       

    La locura que tu alma necesitó para sobrevivir es aquello que desarrollaste como personalidad, creyendo que forjabas tu carácter, cuando lo único que hacías era protegerte de aquello más temías.

 

    Esa locura contenía un peaje, en forma de estructura cognitiva que llamaremos fijación, y otro en forma de estructura emocional que llamaremos pasión.

 

    La fijación y la pasión se toman de la mano y bailan un rock & roll contigo de cuerpo presente, aunque tú de ello eres totalmente inconsciente.

    

    Entonces luchas, te movilizas, sufres, peleas, amas, trabajas, te relacionas, te evades con personas que aparecen en el camino por diferentes razones, sin darte cuenta que lo haces en base a tus motivaciones.

 

    Tus motivaciones, como decíamos, son inconscientes mientras no puedes verlas, y buscarás a quien crees que las pueda rellenar.

 

 

 

    Con una estrategia para ir por la vida, a la que le darás el nombre de personalidad, y te la tomarás en serio, la defenderás. Aunque lo cierto es que es una banalidad.

 

    Pensarás que para ello, esta o aquella persona es compatible contigo, le gusta lo que a ti, o que os complementáis al ser diferentes, o cualquier punto de conexión entre ambas, para saciar y calmar ese hueco, que en tu alma ha quedado como un pozo seco.

 

    Ese hueco, si lo miras bien, si llegas al fondo del hueco, verás lo que hay en lo más hondo.

 

    Y allí podrás ver que hay lo mismo que en todos los demás huecos, una necesidad, una carencia de aceptación, de reconocimiento, de cariño, matices que en realidad son la necesidad de sentir amor.

 

 

 

    Curiosamente esa necesidad de sentir amor genera toda la locura que necesitó tu alma para sobrevivir sin él, donde a partir de entonces andarás fuera buscándolo.

 

    Pero hasta que no mires hacia dentro, no te podrás sorprender encontrándolo, ya que, si observo que ese amor pasa por mi corazón y lo siento a través de mi, ¿cómo pretendo sentirlo a través de ti?

 

    No me había dado cuenta que la locura, más allá de los matices de la personalidad forjada, era buscar la limosna del amor a través del otro, que con unas palabras, o una acción pueda sentir que me quieren, tomándome así un caramelo psicoemocional, que dura lo que dura el caramelo, y por eso se queda esa cara de lelo.

 

    Entonces comprendí que la locura, era buscar algo, que ya estaba allí, era tener el corazón como si fuese el cerebro, y el cerebro como si fuese un libro de ruta donde consultar por dónde ir.

 

    Y todo lo que tenía que hacer era escuchar y abrirme al corazón, que ya me veía venir.

 

 

 

 

Fuente: jose Luis rosa