LOS  7  ARQUETIPOS

  DEL DESPERTAR

 

 

 

    ¿Conoce al niño que tiene amor para todo el mundo,

al bufón que se ríe a expensas de otros, a la bruja que

ha tenido tantas veces el corazón roto que se vuelve de hielo?…

¿O al aventurero que descubre mundos nuevos, al inventor

o al científico que va a llevar una gran nueva información al mundo?

    Tenemos al héroe que ha luchado contra todos los

monstruos y el que ha destruido a los villanos…. Existen

miles de arquetipos que usamos para evolucionar

espiritualmente, pero hay siete que son tan

comunes que lo mejor es poder entenderlos.

    Los patrones arquetípicos son representaciones que

adoptamos de papeles existentes, como si se tratase de

actores de películas y como decía Carl Jung “No se

trata, de representaciones heredadas, sino de

posibilidades heredadas de representaciones.”

    Todos podemos pensar en ellos como mitos o historias

que nos contamos a nosotros mismos con el objetivo

de procesar nuestras experiencias en la vida, explorando

a la vez lo que tenemos que aprender en nuestro

interior de nosotros mismos.

    Aquí presento los siete arquetipos primordiales, en los

que cada uno de nosotros nos hemos encontrado sumergidos

alguna vez y son utilizados en el camino del despertar.

Existen muchos más con los que nos vamos cambiando

como si fuese el vestuario de una obra de Shakespeare.

 

 

 

 

1. El héroe o heroína

 

   Este arquetipo está en todas partes.

   Desde los mitos antiguos, cultura popular, historia épica, etc… 

con nombres como Buda, el Hombre de Hierro, Juana de Arco…

    Estos personajes nacen en situaciones de realeza o

condiciones precarias y dejan sus hogares para

continuar su viaje. Algunas veces tienen dones supernaturales

y deben hacer frente a muchas pruebas de vida.

 

 

“Los héroes contribuyen a la necesidad de la sociedad de

tener una figura mítica para ilustrar los principios morales

y sociales, ayudando a formar un concepto

social común de las cosas”

 

 

    El héroe es una persona idealizada que puede hacer

frente a las pruebas de la vida de una

manera que nadie más puede hacerlo.

 

 

 

 

2. El Maestro

 

    Sus própositos son poner a prueba la voluntad del héroe,

el compromiso con ciertas tareas y situaciones de la vida

y su capacidad de mantener un camino en su viaje. El

maestro puede guiar al héroe, pero también puede

hacerlo a cualquiera de los otros arquetipos

representados en el juego de la vida.

 

 

3. La Sombra

 

    Este suele ser el antagonista de la historia.

   Muchas veces, y dependiendo de la relación que tengamos

con otra persona, nosotros podemos ser su antagonista,

de la misma manera que otra persona puede ser el nuestro.

    La función de la sombra es ponerse en medio del camino

del héroe o de la heroína para impedir que consigan sus

objetivos, aunque la mayoría de las veces que realiza

esta acción, lo hace de manera inconsciente.

“Lo que no aceptamos y negamos de nosotros mismos se

convierte en parte de nuestra sombra, siendo ésta la suma

de todos los elementos psíquicos, que debido a nuestra

actitud consciente elegida, se les niega la expresión en la vida”

    Como bien decía Carl Jung, la sombra no es que sea del todo malo.

Es simplemente el lado oscuro de nuestra personalidad,

ya que consiste en contener la mayor parte de las

emociones primitivas que tenemos ocultas y reprimidas

como la lujuria, luchas de poder, egoísmo, avaricia, envidia, etc…

debido a que no las hemos iluminado y trabajado,

encontrándose en la parte oscura de la conciencia.

 

 

 

 

4. El Aliado

 

    Pensemos en todos los aliados de los súperheroes, como

por ejemplo Robin de Batman. Estos son los compañeros

que nos ayudan en nuestro camino. Muestran su apoyo

fiel y a menudo reflejan nuestros aspectos positivos de los

que nos olvidamos. Muchas veces actúan en ciertas reuniones

con otros arquetipos como el yo sombra.

    Piense en Robin de Batman, o de Huck Finn amigo Jim que

viajó con él por el Mississippi.

 

 

5. El Metamorfo

 

    Este es el personaje que es capaz de dejarte siempre

dudando. Lo podemos ver reflejado en el no-creyente, en la

suegra-cínica, la voz en tu cabeza que te dice que la esa

historia no puede seguir. Conseguirá que nos sea difícil

mantener el rumbo proporcionándonos todo tipo de

desvíos y el cuestionamiento sobre nuestros propósitos.

 

 

 

 

6. El Burlón

 

    Conocido como el payaso, el bufón o el tramposo. Tiene

como objetivo lanzarnos fuera de nuestro equilibrio

interno a través de la mofa y, en cierta manera, conseguir

el poder de ciertas situaciones convirtiéndose

en líderes a través de la anulación.

    Los embaucadores adoptan el papel contrario al que puede

tener el maestro, representando muchas veces a la tentación.

 

 

7. El Buscador

 

    Conocido como caminante o soñador, este arquetipo

está continuamente buscando respuestas.

    En ocasiones pueden parecer como almas perdidas que

buscan algo en su vida y que también ayudan a las

personas a conducirlas en su historia hacia adelante.

    Impulsados por conseguir respuestas aunque se

pongan en el peligro de la vida, pasando por investigaciones

y actuando de manera espontánea e instintiva

con el objetivo de buscar más y más.

    Los buscadores son muy valiosos, pero

sólo el héroe descubre la última verdad.

 

 

 

 

 

Pensamientos finales

 

    Existen muchísimos papeles de arquetipos a los que podemos

jugar. Han sido utilizados en muchas de las grandes

películas de Hollywood con el objetivo de que el

público se identifique con el que están jugando

actualmente en sus propias vidas.

    El objetivo es siempre el mismo. Vivir grandes aventuras,

soportar pruebas, escapar de la bestia y volver para compartir

todo ese conocimiento con el resto de seres humanos.

Un gran viaje en el que todos actuamos y participamos….

y bien ….. ¿Cuál crees que es tu arquetipo?

 

    "Cada persona en nuestra vida es un maestro y cada

experiencia que vivimos es una lección. Vivir es como

mirarse en un espejo. Cada maestro somos nosotros."

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: www.shurya.com

 

 

volver