CUANDO   CREES   QUE

NO  ERES   SUFICIENTE

RECUERDA

 

 

  

    Quién nunca haya tenido bajones que tire la primera piedra,

quién no se haya cuestionado a sí mismo en alguna ocasión

aunque sea en el silencio de su almohada que tire la primera

piedra… Todos pasamos por ahí, forma parte de la experiencia,

sólo hay que salir de allí como nos dice Andrea Mendez,

cuando crees que no eres suficiente recuerda:

    A veces la parte más difícil del viaje es

simplemente creer que eres digno de él.

    Seamos sinceros, yo a veces también soy víctima de mi

propio pensamiento. Soy grosera conmigo misma. Cometo

un error o me alejo de mis expectativas y en lugar de considerarlo

como un aprendizaje me machaco por ello.

    Estoy segura de que sabes de qué te hablo. Todos hemos

estado ahí. Todos hemos tenido días malos y momentos de dudas.

   A veces la presión viene de los compañeros, la familia,

el trabajo o simplemente la sociedad ya es suficiente

para hacernos sentir rotos por dentro.

 

 

 

    Si no tenemos un trabajo “correcto”, una relación, un

estilo de vida, unos logros a cierta edad, sencillamente

creemos que no somos nadie.

    ¿Qué podemos hacer al respecto?

    Lo que hago yo: Cada vez que me sorprendo pensando que

no soy lo suficientemente buena, escribo inmediatamente

un pensamiento opuesto que echa por tierra mi negatividad.

    He estado haciendo esto desde hace ya casi 3 años y ha

marcado una gran diferencia en mi vida. Te reto a que hagas

lo mismo. Y además, si necesitas un empujón extra,

aquí te dejo 10 buenos recordatorios:

    1. Nadie está haciéndolo mejor que tú porque

nadie puede hacerlo mejor que tú.

    TÚ estás andando tu propio camino. No te compares con

el resto de gente ni sus circunstancias. Olvida lo que

hacen o logran. Tu vida no va de eso.

    Tu vida trata de romper tus propios límites y superarte

a ti mism@ para vivir TU mejor versión.

 

    2. Donde estás ahora es un paso necesario.

    A veces evitamos experimentar en el lugar donde nos

encontramos porque hemos desarrollado una creencia de

que ése no es el lugar donde queremos estar. Pero la verdad

es que donde te encuentras en este preciso momento es

exactamente donde tienes que estar para

llegar a donde quieres ir mañana.

 

 

 

 

    3. Todo está uniéndose…tal vez no inmediatamente,

pero sí gradualmente. Todo sufrimiento tiene un sentido.

Supera lo que te dañó, pero nunca olvides qué te

enseñó. El dolor es parte del crecimiento.

    Recuerda que hay 2 tipos de dolor: el que te duele y

el que te cambia. Cuando se trata de la vida, en lugar

de resistirte a ella, deja que ambos te ayuden a crecer.

 

    4. Cada día tiene una opción: practicar el estrés o practicar la paz.

    Elige ser miserable y encontrarás un montón de

razones para sentirte triste. Elige ser pacífic@ y encontrarás

un montón de razones para estar en paz.

    ¿Eres un/una expert@ en hacerte miserable? Pues con

esas mismas habilidades y energía puedes hacer de ti

una persona motivada, eficaz y plena. Pruébalo.

 

 

 

 

    5. Los fracasos son sólo lecciones que deben ser aprendidas.

    Ningún día está desperdiciado si vives con propósito y

presencia. Valora y disfruta el viaje, incluso

cuando hay desvíos en el camino.

 

    6. Lo que “podría ocurrir” sólo puede desaparecer si lo permites.

    En lugar de preocuparte por lo que podría pasar,

emplea tu energía e inteligencia en hacer

frente a lo que sí sucede realmente.

 

    7. Lo que eres capaz de lograr se basa en

gran medida en cuánto lo deseas.

    El éxito no es mágico ni misterioso. Es el resultado

natural de la aplicación constante de tu esfuerzo

enfocado a lo que quieres. La fatiga y el cansancio pueden

estar ahí, pero debes entender que dejarla a un

lado es un factor importante para tener éxito.

 

    8. Tu mejor apuesta es no darte ninguna otra opción.

    Es increíble lo que puedes hacer cuando no tienes

otra opción. Deja de razonar. Deja de preocuparte. No

te quejes. Sabes lo que tienes hacer. Sólo hazlo.

 

 

 

    9. Por todo lo que has perdido, has ganado algo más.

    Aprecia lo que tienes hoy. La vida no tiene por qué ser

perfecta ni maravillosa. No arrepentimientos, sólo

lecciones. No preocupaciones, sólo aceptación.

No expectativas, sólo gratitud.

    La vida es demasiado corta. Y la tuya tiene muchos

capítulos. Un capítulo malo no significa un mal final.

Así que deja de releerlo y pasa la página.

 

    10. Has hecho lo mejor de algunas situaciones difíciles.

    Sonreír no siempre significa que estás feliz con todo.

A veces sólo significa que eres fuerte y lo suficientemente

inteligente como para aceptar las adversidades y sacar lo mejor de ellas.

    Las personas más sabias, agradecidas y cariñosas que

conocerás son probablemente las que han conocido la

miseria, la derrota y la angustia de perder algo o alguien

querido y aún así han encontrado la manera de salir de

las profundidades de su propia desesperación.

    Gente como ésta no nace, se desarrolla lentamente en

el transcurso del tiempo. Y tú eres una de ellas. Así que,

¿cuál de estos puntos te resuena más?

¿Qué te hace sentir que no eres suficientemente buen@?

¿Cómo has hecho frente a esta negatividad?

 

 

 

 

 

Fuente: Andrea Mendez

 

volver