Los 8 tipos

de personalidad

 

según Carl Jung

 

 

 

 

    Carl Gustav Jung es sin duda uno de los nombres imprescindibles

si queremos entender la historia de la psicología. Sus teorías

han sido fuente de tanta controversia como inspiración. No

en vano es el fundador de una escuela propia dentro del

marco psicoanalítico, la escuela de psicología analítica,

también llamada psicología de los complejos y psicología profunda.

    Durante mucho tiempo, Jung fue discípulo de Freud.

Sin embargo, se apartó de él principalmente porque no

estaba de acuerdo con su teoría de la sexualidad.

Así mismo, Jung postuló la existencia de un “inconsciente

colectivo”, que era previo al inconsciente individual.

 

 

“Sé lo que quiero: tengo metas y opiniones.

Dejadme ser yo misma, con esto me basta y me sobra.”

Ana Frank

 

 

 

    Jung fue un intelectual inquieto, que bebió de muchas

fuentes. Además de la neurología y del psicoanálisis, las

teorías de Jung recibieron la influencia de la mitología,

e incluso de la religión y de la parapsicología.

    Una de sus grandes pasiones fue la arqueología y

probablemente de esa inclinación se desprende la

construcción de la teoría de los arquetipos, o símbolos

universales que están presentes en el inconsciente humano.

 

 

La teoría de la

personalidad de Jung

 

    Para Carl Jung existen cuatro funciones psicológicas

básicas: pensar, sentir, intuir y percibir.

 

 

 

 

    En cada persona una o varias de estas

funciones tienen particular énfasis.

   Por ejemplo, cuando alguien es impulsivo, según Jung,

se debe a que predominan las funciones de intuir

y percibir, antes que las de sentir y pensar.

   A partir de las cuatro funciones básicas, Jung postula

que se conforman dos grandes tipos de

carácter: el introvertido y el extravertido.

    Cada uno de ellos tiene rasgos específicos,

que lo diferencian del otro.

 

 

Carácter de tipo extrovertido

 

    El tipo extravertido se caracteriza por:

    Su interés se enfoca hacia la realidad exterior,

antes que hacia el mundo interno.

    Las decisiones se toman pensando en su efecto

en la realidad externa, antes que en la propia existencia.

    Las acciones se llevan a cabo en función de lo

que otros pueden pensar acerca de ellas.

    La ética y la moral se construyen dependiendo

de lo que predomine en el mundo.

    Son personas que se acomodan a casi cualquier

ambiente, pero les cuesta trabajo adaptarse realmente.

    Son sugestionables, influenciables y tienden a imitar.

    Necesitan hacerse ver y ser reconocidos por los demás.

 

 

 

Carácter de tipo introvertido

 

    Por su parte, el tipo introvertido tiene entre sus rasgos:

    Siente interés por sí mismo, por sus sentimientos y pensamientos

   Orienta su conducta de acuerdo con lo que siente y

piensa, aunque vaya en contravía de la realidad exterior.

    No se preocupa demasiado por el efecto que sus

acciones causen en el entorno. Le preocupa

sobre todo que le satisfagan interiormente.

    Tienen dificultades tanto para acomodarse, como

para adaptarse al entorno. Sin embargo, si logran

adaptarse, lo harán realmente y de manera creativa.

 

 

 

 

 

 

Los tipos de personalidad

 

    A partir de las funciones psicológicas básicas y de los dos

tipos de carácter fundamentales, Jung señala que

se derivan ocho tipos de personalidad bien diferenciadas.

    Todas las personas pertenecerían a uno u otro tipo. Estos son:

 

 

 

 

Reflexivo extravertido

 

    La personalidad reflexiva extravertida corresponde a

los individuos cerebrales y objetivos, que actúan

casi exclusivamente con base en la razón.

   Solo toman por cierto aquello que se afirme con

suficientes evidencias. Son poco sensibles y pueden

llegar incluso a ser tiránicos y manipuladores con los demás.

 

 

Reflexivo introvertido

 

    El reflexivo introvertido es una persona con gran

actividad intelectual, que, sin embargo, tiene

dificultades para relacionarse con los demás.

    Suele ser obstinado y muy tenaz para lograr sus

objetivos. A veces se le ve como un desadaptado,

inofensivo y a la vez interesante.

 

 

Sentimental extravertido

 

    Las personas con gran habilidad para entender a otros

y para establecer relaciones sociales

son los sentimentales extravertidos.

    Sin embargo, les cuesta trabajo apartarse del rebaño

y sufren cuando son ignorados por su entorno.

Son muy diestros con la comunicación.

 

 

Sentimental introvertido

 

    La personalidad sentimental introvertida corresponde a

las personas solitarias y con gran dificultad para

establecer relaciones con los demás.

    Puede ser huraño y melancólico. Hace todo lo posible

por pasar desapercibido y le gusta permanecer en

silencio. Sin embargo, es muy sensible

a las necesidades de los otros.

 

 

 

 

Perceptivo extravertido

 

    Los individuos perceptivos extravertidos tienen una

especial debilidad por los objetos, a los que llega a

atribuir cualidades mágicas incluso, aunque

lo haga de manera inconsciente.

    No le apasionan las ideas, sino la manera

como toman forma en cuerpos concretos.

    Busca el placer por encima de todo.

 

 

Perceptivo introvertido

 

    Es un tipo de personalidad muy

propio de músicos y artistas.

   Las personas perceptivas introvertidas ponen especial

énfasis en las experiencias sensoriales: le dan gran

valor al color, a la forma, a la textura… Lo suyo es el

mundo de la forma, como fuente de las experiencias interiores.

 

 

Intuitivo extravertido

 

    Corresponde al típico aventurero.

    Las personas intuitivas extravertidas

son muy activas e inquietas.

    Necesitan muchos estímulos de todo tipo.

    Son tenaces para lograr sus objetivos, y una vez los

consiguen, pasan al siguiente olvidando el anterior.

    No les importa mucho el bienestar de quienes les rodean.

 

 

Intuitivo introvertido

 

    Son extremadamente sensibles

a los estímulos más sutiles.

    La personalidad intuitiva introvertida corresponde

al tipo de personas que casi “adivinan” lo que

otros piensan, sienten o se disponen a hacer.

    Son imaginativos, soñadores e idealistas. Les

cuesta trabajo “poner los pies sobre la tierra”.

 

 

 

 

 

 

Fuente: www.lamenteesmaravillosa.com

 

 

 

volver