¿ Y   si   con

cada   pensamiento

estamos   creando

nuestro   futuro ?

 

 

 

 

“Cada uno de nuestros pensamientos y palabras determinan nuestro

futuro, es como si enviáramos nuestros pensamientos al Universo,

éste lo aceptara y nos los devolviera en forma de experiencias”  

          Louise Hay

 

 

“Te conviertes en lo que piensas quieras o no"

        Wayne Dyer

 

 

“Los pensamientos son de naturaleza vibratoria y,

por lo tanto, atractiva. De modo que, cuando te importan

lo suficiente como para hacer el esfuerzo de cambiarlos de

lo negativo a lo positivo, cambias tu punto de atracción.

No hay nada más importante que entender esto”

                                                                                                                                                                              Esther Hicks

 

 

“Qué diferente sería nuestra vida

si prescindiéramos de todo el ruido

y eligiéramos sencillamente lo que queremos

en cada momento respecto a nuestras relaciones, nuestra

prosperidad, nuestra carrera, la tranquilidad en nuestra familia.

¿Cómo sería nuestra vida si hiciéramos eso?"

   

Gregg Braden

 

 

    Somos responsables de cada una de nuestra experiencias,

a cada momento nos creamos a nosotros mismos y creamos nuestra

vida. No somos espectadores, somo protagonistas.

    Dentro de nosotros tenemos las herramientas necesarias para

vivir la vida de nuestros sueños, para lograr todos nuestros deseos y anhelos.

    Lo importante es CREER y CONFIAR  en nosotros y para que

esto sea necesario, hay que trabajar en AMARNOS.

 

 

 

 

    Todas las críticas y juicios hacia nosotros mismos no provienen del

AMOR, pues el amor no critica, no juzga.

    Aquí radica la importancia de eliminar la crítica hacia nosotros

mismos, pues esta nos estanca, nos inmoviliza, no nos permite

generar cambios positivos en nuestra vida.

  En cambio, si actuamos desde el AMOR, APROBACIÓN, ACEPTACIÓN

incondicional hacia nosotros mismos, sabemos que tal como somos,

somos individuos MARAVILLOSOS, y que actuemos como actuemos

en las diversas etapas de nuestra vida estamos haciendo LO MEJOR

QUE PODEMOS  desde la conciencia que tenemos en cada momento.

    El Proceso de la vida se desarrolla a la perfección y nosotros

formamos parte de este proceso.

    El ubicarnos en este punto nos hace tratarnos con AMOR, RESPETO,

VALORACIÓN, incluso cuando sentimos que nos hemos “equivocado”,

hacemos a un lado la crítica y la reemplazamos por ACEPTACIÓN.

    Nos han educado de tal modo que pensamos que a través de la

crítica es como se cambia o mejora algo en nuestras vidas.

    Cuando nos criticamos a nosotros mismos, solo estamos reproduciendo

los mismos mensajes que oíamos de niños de los adultos que

formaron parte de nuestra crianza y educación. Pues como nos hayan

hablado nuestros padres, esto se transforma en nuestra voz interior.

    La crítica “se aprende”, pero así como se aprende se puede “desaprender”.

 

 

 

    Nuestro niño (a) interior ya no quiere más crítica, no quiere más

juicios, ni castigos, solo busca que lo (a) aprobemos y lo

(a) aceptemos TAL Y CUAL ES. Solo quiere nuestro AMOR INCONDICIONAL.

    Si esto no fue lo que recibimos de niños, es hora que nosotros

nos lo demos a nosotros mismos. Perdonarnos, perdonar y aceptar

a nuestros padres, NOS LIBERA.

 

 

“Te has criticado por años y no ha funcionado,

intenta aprobarte y mira qué pasa”

  Louise Hay

 

 

    Lo importante aquí no es sentirnos culpables, no culpar a

nadie tampoco, pues sabemos que nuestros padres o sean quienes

hayan sido nuestras figuras representativas en nuestra niñez también

actuaron desde la consciencia que tenían en su momento, si a nuestros

padres no les enseñaron a amarse no había modo que nos enseñaran.

    Ahora nos queda hacernos responsables de nuestras vidas, tomar las

riendas, y comenzar el trabajo de amor a nosotros mismos.

    Es el más bello y maravilloso de todos los trabajos, cambia y transforma nuestra vida.

 

 

 

 

 

FUENTE: www.cambiemoslaeducacion.com

 

volver