¿Vivir o pasar

por la Vida

a hurtadillas?

 

 

 

 

 

 

    Yo soy enfermera, yo soy del Barça, yo soy lesbiana,

yo soy catalana, yo soy espiritual, yo soy vegana, yo soy

lemuriana, yo soy energía masculina, yo soy mujer, yo soy

hermana, yo soy tía … yo soy, yo soy, yo soy ...

 

    ¿Cuánta cantidad de “yo soy” somos?

¿Muchos, no?

 

    Todos los que deseemos, todos los que creamos,

todos los que imaginemos, todos los que soñemos.

 

    ¿Y sabes una cosa? Que no pasa nada

por tenerlos. De verdad, nada.

 

    La Vida ... es otro “yo soy”.

 

    ¿Qué es la Vida? Aquello que Yo decido

Ser, experimentar, vivir.

 

    Así que Yo Soy la Vida y, por lo tanto,

es otro personaje mío.

 

    Mi Vida ... no la tuya, la mía. Y esa Vida, que dicen que es

la que nos “gobierna”, esa Vida por la que hay que dejarse fluir,

a la que nos tenemos que rendir, no existe.

 

    Si Yo soy la Vida, Yo soy la única que decide en qué sentido

se mueve y cómo hacerlo. No es nada externo a mí.

 

    Si así lo considerase sería otra cesión más de mi poder

hacia otro sujeto-objeto, otra Fuente más a la que echarle la

culpa de “mi vida” y de lo que no me gusta o me encanta de

ella, una falta de responsabilidad de aquello que pienso,

siento y hago, de aquello que decido pensar, sentir y hacer.

 

 

 

 

    Porque, al final, todo es una cuestión de elección:

todo/todos tenemos las dos polaridades. ¿Elijo pensar en

cosas positivas o negativas? ¿Elijo sentir amor o sentir miedo?

¿Elijo dar un abrazo o girar la cara? ¿Elijo ver las noticias

y “deprimirme” o ir a pasear por la playa?

 

    Las circunstancias, las experiencias, las crisis, las

oportunidades ... no es La Vida. La Vida es lo que yo

hago con cada una de ellas.

 

    Entonces, ¿no hace falta que deje de ser todo lo

que soy para ser quien soy?

 

    “Quien eres” es otro yo soy, así que por mucho que dejes de

ser quien eres ahora, siempre acabarás siendo “alguien”. ¿Eres feliz

siendo enfermera? ¿Eres feliz siendo sincera? ¿Eres feliz siendo

honesta? ¿Eres feliz siendo solitaria? Pues Sé…feliz.

 

    El dolor, el sufrimiento viene no cuando somos mil personajes,

sino cuando nos identificamos con ellos y no somos capaces de

ponerlos en duda por miedo a “dejar de ser”.

 

    Cuanto más Creamos en algo más hay que dudar de ello

porque es donde más apegados estamos

y apego y crecimiento no son compatibles.

 

    Claro que si lo que te gusta es mantenerte tal y como estás,

en tu zona de confort y no desarrollar todo el potencial que

llevas dentro, si es eso lo que te hace feliz, bienvenido sea

también. Es tu Vida, nadie te puede decir cómo vivirla,

quién ser ni quién dejar de ser.

 

    Yo no puedo decir que crea en algo. “Yo soy” también es una

creencia, igual que la reencarnación, las vidas pasadas, los

ángeles, el budismo, la videncia, el coaching, la gestalt, el

tantra, la espiritualidad y un infinito etcétera.

 

    Si son Creencias, porque creo en ellas, implica que no son

reales, que provienen de mi mente y que me tengo que

cuestionar para qué las necesito.

 

    Si tengo dudas sobre todo aquello en lo que creo…entonces

es que no creo en nada, si no, no dudaría.

 

    Por eso, si alguien me pregunta si creo en mí, tengo que decirle

que no.

¿Cómo voy a creer en alguien que se está

transformando día a día?

 

    Estaría creyendo en algo que ya “no es” y esto, para mi

consciencia, es muy poco “creíble”.

Por eso, sólo sé que no sé nada..

 

 

 

 

    Y esta Vida que nos envuelve con la energía que le mandamos …

es tan sencilla y la complicamos tanto...

 

    Huimos constantemente de ella para evitar Sentir.

 

    Deseamos su Intensidad, pero cuando se nos concede la

rechazamos porque nos da miedo adentrarnos en ella. Nos inventamos

mil y una técnicas para controlarla, para anestesiarla, para dominarla ... 

porque en su momento nos Creímos que el dolor, la tristeza, el apego,

la ansiedad, el miedo, eran los “malos”, nuestros enemigos, así los

etiquetamos, así los identificamos, y ahora, en cuanto

aparecen... zasssssssssssss a la gillotina.

 

    Es el miedo “al miedo a” lo que nos hace sufrir, la interpretación

que haces de ese “estado”, las consecuencias que Crees que vas a

tener si lo Sientes tal y como te viene.

 

    El Amor, la pasión, la atracción, el deseo ...  no están para ser

controlados. No se pueden dejar para el día siguiente, porque sólo

existe el Hoy y, si los pospones, te puedes perder una de las mayores

oportunidades que la Vida, tu vida, te ofrece, que es la de Amar,

Sentir en su máximo esplendor.

 

    No es tan difícil. Sólo hay que atreverse a hacerlo.

Sólo hay que saltar al vacío.

 

    ¿Vivir o pasar por la Vida a hurtadillas?

Es tu elección..

 

    Seas quien decidas Ser, no “te Creas”.

 

    La única realidad es que nada es real, así que haz con La Vida,

con tu vida, lo que te dé la Real gana.

 

 

 

 

 

volver