REFLEJO   FEMENINO

EN   EL   PRINCIPIO MASCULINO

 

 

 

 

 

    Reflejo femenino en el principio masculino. Hoy paso de hablar

del día de la Mujer. Cada año es igual y ya he dicho todo lo que

tenía que decir al respecto. En vez de repetirme, prefiero sentarme

a hablar con el principio masculino sobre su reflejo femenino.

    Como hombre, y excepcionalmente mujer, con el principio masculino

has tragado carros y carretas sobre cómo debes ser, qué debes hacer,

cómo te tienes que vender y qué te interesa. Del mismo modo, te has

encasquetado el patrón femenino. Ya sabes: tienes que buscar a

una mujer que sea… Todas las mujeres son… etc.

    Lo que no te han contado, y justamente es lo que más

te interesa saber, es que…

    Los arquetipos femeninos que te encuentras a lo largo de tu

vida son un reflejo de tus femeninos internos y adquiridos. Y no

menos importante, tratas a tu femenino interno como tratas

al femenino externo. Simplificando:

 

 

 

 

    Como todos, has aprendido a diferenciar el rol femenino y

masculino de tus padres. Quieras o no quieras, hasta que le pongas

remedio, eres igual que tu padre. No, no, no, no, no pero sí, porque

es el patrón que has aprendido.

    Temas tipo yo no… son formas, no fondo. En el fondo, serás

adicto si tienes un padre adicto. Seguramente, en vez de ser adicto a

una sustancia serás adicto al trabajo o al gimnasio, o viceversa,

pero es así porque del patrón de una chaqueta salen chaquetas, no pantalones.

    En el caso de la energía femenina, haces lo mismo. Si tienes

una madre controladora, inconscientemente, vas a buscar relaciones de

poder-sumisión entre el masculino y el femenino. Ojo porque, como

en el caso anterior, no hablamos de cuestiones literales. Tener

una madre dominante no significa, necesariamente, buscar una

pareja dominante. Lo que sí significa es que habrá conflicto con

mujeres dominantes, por ejemplo, en el trabajo.

    La parte literal la encontramos en la pareja, y te cuento. Tu pareja,

o tus relaciones o la ausencia de éstas, son el reflejo literal de la

relación -o no relación- que tienes con tu energía femenina interna.

    De hecho, el conflicto suegra-nuera es el reflejo de tu

propio conflicto interno entre patrón-esencia.

 

 

 

 

    A nivel Llama… ves y tratas a tu Llama Gemela

igual que ves y tratas a tu femenino interno.

 

    TRUQUI:

 

    Una forma muy sencilla de recordar las cualidades masculinas

y femeninas internas es asociarlas a los hemisferios cerebrales.

    Como puedes ver, el izquierdo corresponde a las cualidades

más masculinas y el derecho a las cualidades más femeninas.

 

 

    RECAPITULANDO:

 

    -Tu patrón masculino lo heredas del padre.

    -Tu patrón femenino lo heredas de la madre.

    -Tus relaciones sentimentales son un reflejo de tu femenino

interno siendo tu Llama Gemela la personificación de tu esencia femenina.

 

 

    SANANDO LOS PATRONES

MASCULINO/FEMENINO HEREDADOS:

 

    - Para salir del rol masculino impuesto de forma hereditaria,

tienes que amar e integrar a tu ancestros masculinos.

 

    - Para desprenderte de los patrones femeninos, es

necesario amar e integrar a tus ancestros femeninos.

 

    En ambos casos, puedes usar herramientas como El

Método Sedona, Ho’oponopono o el perdón radical para trascender esos patrones.

 

 

 

 

    Una vez trasciendas esos patrones, fluirás en

tu propia esencia masculina/femenina.

    Una esencia que te parecerá nueva pero que no lo es,

porque ES lo que viene directamente de tu SER. Y aquí

no hay etiquetas que valgan porque nos colmamos de Plenitud.

 

 

    SANANDO EL MASCULINO DESDE

EL PROPIO EQUILIBRIO INTERNO:

 

    Como he dicho antes, el tema de las relaciones

sentimentales siempre parte de la propia energía

masculina/femenina en uno mismo.

    Observar el tipo de relaciones que tenemos nos ayuda

a determinar cómo nos relacionamos con nuestra propia energía.

Por ejemplo, un hombre que tiene miedo al compromiso, está

mostrando un patrón inconsciente de miedo a su propio poder femenino, etc.

    Para no enrollarme, pero para tampoco dejarte a medias,

te voy a proponer dos ejercicios. Elige el que más te vibre.

Si ninguno te vibra, haz lo que te parezca. En

caso de duda, solo tienes que preguntar

 

 

    OPCIÓN 1:

 

    Repite en voz alta o escribe el siguiente texto:

 

    Yo________________ me abro a mi propia sabiduría

masculina para equilibrar mi potencial

masculino/femenino con facilidad y amor.

    Ahora detecto y restauro de forma natural cualquier

desbalance interno, fusionando ambas polaridades para mi máximo bien.

 

    Yo_____________ ahora me reconozco como un SER

completo, pleno y equilibrado en todos los aspectos de mi vida.

    Me perdono por no apreciar todas mis cualidades y potenciales.

    Me perdono por no respetar mis cualidades y potenciales.

    Me perdono por dañarme a través de las limitaciones.

    Me perdono por usarme y usar mi poder en forma de no-amor.

    Me perdono por todo aquello que creo haber hecho mal.

… (añade lo que te venga, si te viene algo*)

 

    Me libero de todos los patrones limitantes.

    Me libero de los prejuicios.

    Me libero de las actitudes dañinas hacia mi mismo.

    Me libero de los patrones de perfección.

… (*)

 

    Yo__________________ me amo y me acepto completamente.

 

(Firma)

 

 

 

    OPCIÓN 2:

 

    Tras una breve preparación del espacio, cierra

los ojos y pide a tu Yo Superior que te guíe en este trabajo.

Después, llama a tu energía femenina interior. Observa su

apariencia. Observa cómo va vestida, cómo camina y cómo

se mueve. Cuando lo sientas, llama a tu energía

masculina interna y haz lo mismo, observa.

    Si lo sientes y quieres y puedes, pregunta qué

necesitan para vivir en equilibrio y armonía. Si no,

simplemente observa la interacción entre ellos.

Observa si se miran, si se hablan, si se rechazan…

    Cuando consideres que tienes la información necesaria,

crea un óvalo de Luz que os envuelva a los tres y

deja que la Luz integre a tu masculino interno

y a tu femenino interno en tu corazón.

    Una vez tu masculino/femenino interno estén sellados

en tu corazón, pide a tu Yo Superior que te haga llegar

lo que necesites saber en este momento.

    Cuando estés listo, empieza a moverte despacio

para volver a la plena consciencia corporal.

 

 

EN EL CASO DE LAS LLAMAS GEMELAS

 

    En el caso de tener consciencia Llama, no es

necesario hacer un trabajo extra para integrar el masculino

y el femenino interno porque ya tienes la clave. En todo caso,

y si así lo sientes, trabaja a partir de aquí con las

herramientas que te vengan o creas.

   Como siempre, explora, discierne y pregunta lo que te venga

preguntar que para eso estamos. Gracias por Ser y estar.

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: evolucionconsciente.org

 

 

volver