La  Vida  no  necesita  ser

esForzada,

sólo  vivida

 

 

 

 

    Dicen que nos esforcemos, que luchemos, que consigamos,

que corramos, que ganemos, que logremos más éxitos, que

superemos más retos, que seamos más abundantes, más sanos,

más conscientes, más luminosos, más valientes, más perfectos.

 

    Dicen que cuanto “más”…mejor.

 

    ¿Dónde está escrito que yo tenga que

Ser algo que ahora no soy?

 

    ¿Te imaginas a la Vida… escuchando todas estas charlas

que nos damos, escribiendo todos estos mensajes que

nos enviamos, haciendo un taller sobre “Cómo Iluminar tu Vida”,

yendo a un Coach para que le ayude a “tener la Vida que desea”,

leyendo un libro sobre “Haz de tu Vida un milagro”, haciendo un curso

para “eliminar la muerte de su Vida”, una visualización durante 21 días

para encontrar a “su Vida gemela”, realizando regresiones a otras

vidas de su Vida para poder sanar su Única Vida, o dibujando un

árbol videológico para que pudiera entender para qué su vida

es cómo es y así poder cambiarla?

 

    ¿Te imaginas a la Vida buscando el

modo de cómo no ser Vida?

 

    Pues eso es lo que estamos haciendo, en eso perdemos

nuestro tiempo: en querer ser lo que no somos, lo que AHORA

no somos y que no podemos ser porque solo podemos ser lo

que ya estamos siendo, ni “más” ni “menos”.

 

    Pero no es suficiente, no somos suficiente,

no nos Creemos suficiente. Yo quiero ser como aquél,

que sabe más, que tiene más, que Es más.

 

    Inconformistas en y de Esencia,

así es la Humanidad.

 

    No nos Aceptamos, no nos Amamos, porque si lo hiciéramos

nos dedicaríamos a Vivir nuestra vida, la que en este Instante

está sucediendo, surgiendo, Siendo, la que Aquí y Ahora nos

late Dentro…. en lugar de dedicarnos a Soñar, a perseguir una

vida “más allá”, una vida “ideal”,  repleta de unos ideales

basados en unas Creencias basadas en unas interpretaciones

que hicimos en su momento sobre una realidad vista a través

de los ojos de una mente Ilusoria, de un corazón

que respiraba ambientes de Temor.

 

    Y ahí seguimos, deseando alcanzar

nuestra Presencia huyendo de ella.

 

    Todo es Vida. La muerte es Vida. El sueño es Vida.

El miedo es Vida. El despierto es Vida. El dormido es Vida.

El vacío es Vida. El silencio es Vida. Nada se escapa

de ella porque todo lo contiene, todo lo abraza, todo lo

protege, todo lo “mama”, todo lo Vive, todo lo Es.

 

 

 

 

    No necesita “ser forzada” para ser Vivida. Ella sola

camina por muy parada que Creas que esté. Ella sola

respira por muy ahogada que Creas que esté. Ella sola se

Feliz-ita por muy triste que Creas que esté. Ella sola

se soporta…por muy insostenible que Creas que esté.

 

    La Clave de la vida es la Vida misma.

 

    Observa. Obsérvate. No hay nada más Perfecto de lo

que ya Es. No hay nadie más perfecto de lo que ya Eres.

Cualquier duda al respecto proviene de tu ignorancia, de tus

miedos, de tu no-Verdad. Y cualquier intento por

demostrártelo será puro teatro, pura fantasía,

pura falsedad y pura Irrealidad.

 

    Si Crees que puedes ser más es porque crees que

eres menos. ¿Eres “menos” o simplemente “Eres”,

sin juicios, sin etiquetas, sin separar?

 

    Lo que Crees, Creas. Lo que Crees,

Proyectas. De dentro a fuera.

 

    Yo no Creo en demonios. Yo no Creo en el mal. Yo no Creo

en infiernos, en males de ojo, en magias negras ni en oscuridad.

¿Existen? Depende de Cómo lo veas, de Qué decidas Ver,

desde Dónde, Por qué y Para qué. ¿Es más bueno esto o

aquello? ¿Es más feo esto o aquello? ¿Es “más” esto

o aquello? Comparaciones, no Certezas.

 

Ves lo que Crees, no lo que Es. Sientes lo que piensas,

piensas lo que Crees. ¿En qué Crees tú?

 

 

 

 

    Creo en el Amor, Creo en la Luz, Creo en Dios,

Creo en la Igualdad, Creo en la Unidad, Creo en

la Vida, Creo en Mí y Creo en la Paz.

 

    Todo lo demás pertenece al Juego de la Dualidad, el cual

finalizará el día en que Decidamos dejar de participar.

 

    Vine, VIVÍ, Vencí. No hay “más”...

 

 

volver