A   q u i e n    t e

d e j ó    m a r c h a r 

 

 

    Leí una vez que, cuando no podemos expresar nuestros

sentimientos porque las palabras se agolpan en la garganta,

cuando no nos va a escuchar quien tiene que hacerlo o

cuando, simplemente, es mejor quedarse en silencio, lo mejor

es escribirlo. Y funciona. Me funcionó en su momento.

    Hoy, me he visto reflejada en las pupilas de un desconocido

y me he reconocido, tiempo atrás, en una situación similar.

Por ello, he escrito estas letras. Para todas aquellas personas

que necesitan decirse algo a sí mismas y a alguien en especial.

    No se trata de rencor, no se trata de querer y no poder.

Que no queremos cambiar nada y de nada serviría poder

hacerlo. Simplemente, se trata de leer estas palabras, y sobre

todo, que alguien las lea. Porque en algún momento de tu vida

alguien te dejó marchar, y aunque haya llovido bastante desde

entonces y sus huellas se hayan borrado por completo, de vez en

cuando, recuerdas que un día alguien te dejó marchar. Y hoy,

simplemente, quieres darle las gracias porque sin él, o sin ella, y

esos días grises, hoy todo sería diferente. Por lo que, a quien

nos dejó marchar le doy las gracias por habernos construido.

Hubo días malos. No vamos a fingir que no ha sido así. Hubo

días muy malos. No sé si los hubo para ti, me imagino que sí.

Cuando algo se acaba, aunque una de las partes esté totalmente

convencida, siempre duele. No porque tengamos alguna duda, ni

porque no lo deseemos, sino porque en algún momento, cuando

todo comenzó, pensamos que el final no llegaría nunca. Y sin

embargo, llegó, porque todo acaba, de una manera u otra.

 

 

 

    Pero también hubo días buenos. En los que comparas, y te

das cuenta de que tal vez es mejor así. Y que, probablemente,

hubiera sido mejor así desde hace más tiempo del que queríamos

creer. Que nos aferramos tanto a algo, simplemente por rutina

o por comodidad, que olvidamos todo lo bueno que nos

estamos perdiendo. Y me resulta sorprendente, cómo

una persona puede cambiar por su pareja, moldearse

hasta perder su esencia y volverse en blanco y

negro, perder todo el color.

    No te deseo nada malo, de hecho, espero que encuentres

el amor y, que esta vez, no tenga punto final. Digamos que este

es momento “Someone like you” de Adele pero, bromas aparte,

has de saber que no hay aversión en mis palabras. Que,

simplemente, las cosas no siempre salen como queremos. Que

esa frase de “no eres tú, soy yo” tiene más sentido de lo que

queremos creer. ¿Que qué pasó? La vida. De nada sirve

estar con alguien por pena o compromiso, simplemente es

alargar lo inevitable. Has de saber también que las cosas se

pudieron hacer mejor, pero que tampoco es fácil. Que los

hechos se van desencadenando un poco al

azar y otro poco con la mala suerte.

    No lo sé. No sé qué pudimos haber sido. Y ahora, la verdad,

no me importa. Me importó en su momento, y esa idea rondó

por mi cabeza hasta que mi imagen de ti se difuminó y se

perdió entre mis recuerdos. Porque, si algo tengo claro, es

que siempre permanecerás ahí, en alguna parte de mi

memoria, como alguien especial. Que si nos encontramos,

no quiero que actuemos como desconocidos, porque si algo

duele realmente es fingir que algún día no fuiste importante para mí.

 

 

 

 

    Pero alguien ocupó tu lugar. No tiene por qué ser una pareja.

Tal vez fue una amiga, un amigo, tal vez un familiar, un

compañero, un hobby. Y, obviamente, alguien ocupó el mío.

Y así es como ha de ser, no quiero huecos vacíos en ningún

corazón. Pero también tengo que decir, a quien me dejó marchar,

que es una decisión con la que tendrás que cargar el resto de

tus días. Que puedo prometerte, que jamás encontrarás alguien

como yo, al igual que estoy segura que nunca conoceré a nadie

como tú. Porque todos somos únicos, inigualables, especiales

desde los pies a la cabeza. Que nadie te volverá a mirar con

los mismos ojos, ni te sonreirá de la misma manera. Que nadie

volverá a hacerte reír del mismo modo. Ni a hacerte llorar. Y tal

vez, en algún momento, cuando creas que me olvidaste, alguien

pasará a tu lado con mi perfume y durante unos segundos volverás

tiempo atrás. Y pensarás. Pensarás en mí.

    ¿Sabes qué creo? Que un día cualquiera, una mañana

cualquiera, después de un tiempo, te despertarás con alguien

a tu lado y te darás cuenta de que me echas de menos.

    Hay historias que nunca acaban pero, del mismo modo,

hay otras que nunca llegaron a empezar. Te deseo lo mejor

a ti, y a quien te dejó marchar, por hacernos libres.

 

 

 

Fuente: www.compartiendomacarrones.com

 

volver