H a y   q u e   t e n e r 

u n    a m a n t e

 

 

    Muchas personas tienen un amante y otras quisieran tenerlo.

Y también están las que no lo tienen, o las que lo tenían y lo

perdieron. Y son generalmente estas dos últimas, las que vienen

a mi consultorio para decirme que están tristes o que tienen

distintos síntomas como insomnio, falta de voluntad, pesimismo,

crisis de llanto o los más diversos dolores.

    Me cuentan que sus vidas transcurren de manera monótona y

sin expectativas, que trabajan nada más que para subsistir y que

no saben en qué ocupar su tiempo libre. En fin, palabras más,

palabras menos, están verdaderamente desesperanzadas.

    Antes de contarme esto ya habían visitado otros consultorios

en los que recibieron la condolencia de un diagnóstico seguro:

”Depresión” y la infaltable receta del antidepresivo de turno.

    Entonces, después de que las escucho atentamente, les digo

que no necesitan un antidepresivo; que lo que realmente

necesitan, ES UN AMANTE.

 

 

    Es increíble ver la expresión de sus ojos cuando reciben

mi veredicto. Están las que piensan: ¡Cómo es posible que

un profesional se despache alegremente con una sugerencia

tan poco científica!. Y también están las que

escandalizadas se despiden y no vuelven nunca más

    A las que deciden quedarse y no salen espantadas

por el consejo, les doy la siguiente definición: Amante es:

“Lo que nos apasiona”. Lo que ocupa nuestro pensamiento

antes de quedarnos dormidos y es también quien a veces,

no nos deja dormir. Nuestro amante es lo que nos vuelve

distraídos frente al entorno. Lo que nos deja saber

que la vida tiene motivación y sentido.

    A veces a nuestro amante lo encontramos en nuestra

pareja, en otros casos en alguien que no es nuestra pareja.

También solemos hallarlo en la investigación científica, en

la literatura, en la música, en la política, en el deporte, en

el trabajo cuando es vocacional, en la necesidad de trascender

espiritualmente, en la amistad, en la buena mesa, en el estudio,

o en el obsesivo placer de un hobby…En fin, es “alguien” o

“algo” que nos pone de “novio con la vida” y

nos aparta del triste destino de durar.

 

   

 ¿Y qué es durar? – Durar es tener miedo a vivir. Es dedicarse a

espiar como viven los demás, es tomarse la presión, deambular

por consultorios médicos, tomar remedios multicolores, alejarse

de las gratificaciones, observar con decepción cada nueva arruga

que nos devuelve el espejo, cuidarnos del frío, del calor, de la

humedad, del sol y de la lluvia. Durar es postergar la posibilidad

de disfrutar hoy, esgrimiendo el incierto y frágil razonamiento

de que quizás podamos hacerlo mañana.

    Por favor no te empeñes en durar, búscate un amante, se

vos también un amante y un protagonista… de la vida. Pensá

que lo trágico no es morir, al fin y al cabo la muerte tiene

buena memoria y nunca se olvidó de nadie.

    Lo trágico, es no animarse a vivir; mientras tanto

y sin dudar, búscate un amante…

    La psicología después de estudiar mucho sobre

el tema descubrió algo trascendental:

“Para estar contento, activo y sentirse feliz,

hay que estar de novio con la vida”.

 

 

 

 

Fuente: www.brujulacuidador.com

 

volver