"De nada vale que el entendimiento se adelante si el corazón se queda"

                                    Isabel López

                    Psicoterapia de Autor

EL TIEMPO ES

RELATIVO A TI

 

    “No existe tiempo absoluto, sino que transcurre de manera distinta para observadores ubicados en distintos sistemas de referencia”, Albert Einstein.

 

 

    Lo que llamamos tiempo absoluto, es un instante. Parece que no sea constante, pero es la única constante real que conocemos. Le podemos poner nombres genéricos, como Silencio o Vacío. El primero es el nombre místico, el segundo científico, pero ambos apuntan a ese valor negativo en si mismo que anula cuanto se pose sobre él.

    Todo surge del Silencio, todo vuelve a él. Todo surge del Vacío, todo vuelve a él. Ese Silencio o ese Vacío, tiene una velocidad tan rápida y constante, que para nuestra limitada velocidad, basada en la Luz, parece intermitente.

    ¿Existe algún momento en el tiempo que no sea un instante, este instante?. Parece Obvio que no. Pero a su vez lo vemos todo de forma relativa a ese instante dependiendo de los observadores. Ya que relativizamos el tiempo en dualidad, conocemos básicamente dos observadores, uno en el pasado y otro en el futuro, y lo que en el instante es Nada, separado, desde la perspectiva de los observadores es Todo.

    Por ello, lo que denominamos instante es la infinitud en si misma, nuestro sentido del tiempo depende del observador. Para el observador del pasado, el presente o el instante, es su futuro; para el futuro el instante presente será el pasado, ambos son relativos en relación a la única constante, el instante, la Nada. Por ello el tiempo es cíclico.

    Esa Nada es el encuentro de esos dos observadores en el instante, donde se silencian uno a otro.

    ¿Cómo describirían esos dos observadores la Nada si conversaran sobre ella?

    “La nada no es nada y como no es nada, puede ser cualquier cosa; pero no cualquier cosa puede ser nada. Para que cualquier cosa sea nada no puede ser cualquier cosa, por lo que entonces será algo; pero si es algo pues ya no es nada porque la nada no puede ser algo y si no es algo, entonces es cualquier cosa; pero quedamos en que no cualquier cosa puede ser nada por lo que llegamos a la conclusión de que nada es nada pero nada no puede ser nada, ni algo, ni cualquier cosa.”

    Pero la Nada, es un instante tan pequeño en nuestra percepción del tiempo, que no cabe nada, pero desde donde surge Todo.

 

Fuente: www.encuentroeterno.com