D E T E N T E

 

 

Detente. Sólo por un momento.

Siente la magia al inhalar, al exhalar. Siente tu vientre

inflarse y desinflarse en su propio y dulce tiempo,

como una ola en el océano.

Date cuenta de lo que está vivo en tu cuerpo ahora.

Sal de la historia del pasado y el futuro, de la culpa y la

anticipación, de lo que " no está aquí " y de lo que "debería

estar aquí " y ofrécele una amorosa atención a la danza

de la sensación física que surge aquí, donde estás. Una

sensación de revoloteo en el estómago, ahora. Una tensión

en los hombros, una presión en la frente, ahora. Una suave

y excitante sensación en el pecho, ahora.

Si encuentras un área de malestar, está bien - mantente

presente en ella. No trates de eliminarla, de hacerla desaparecer.

No la califiques, ni la juzgues como 'mala’ o 'negativa’. En este

momento, ni siquiera intentes 'sanarla’  (a veces, el deseo

de 'sanar’ puede ser una sutil forma de resistencia).  Y si

notas alguna resistencia, alguna falta de aceptación, permítele

también estar allí. Permanece curioso, fascinado. Sé curioso

incluso con tu falta de curiosidad.

Permite que todos los pensamientos surjan y desaparezcan. Los

pensamientos son nubes, tú eres el cielo, el espacio para todos

los pensamientos, no su enemigo. No trates de borrar ningún

pensamiento, ni aquietarlo. Abraza su glorioso ruido, y recuerda

que no son lo que tú eres en realidad.

No trates de hacer que algo suceda. No estás en busca de una

experiencia diferente. ¡Siente curiosidad por esta experiencia!

Este día. Esta ahora. Este momento. Esta inmediatez. Justo donde

estás. ¿Cómo es aquí? Adéntrate en la frescura de este momento.

No puedes sentirte verdaderamente curioso acerca de tu inmediata

y encarnada experiencia presente y al mismo tiempo sentirte

atascado en una historia de miedo y culpa. Si las conclusiones

precipitadas son la enfermedad, si el miedo y el estrés son

los síntomas, la curiosidad de un corazón abierto es la única medicina.

Este momento es tu ancla, tu hogar cósmico en un mundo

eternamente cambiante, tu calma en medio de la tormenta.

 

 

Fuente: Jeff Foster

 

 

volver